Cuánta cantidad de comida y agua necesita el gato a diario

EROSKI/CONSUMER

Gato

¿Doy de comer lo suficiente a mi gato? ¿Tiene para beber lo que necesita? Quizá son dos preguntas que los dueños de estos pequeños felinos se han hecho alguna vez. Desde Consumer dan respuesta a ambas.

Ni poca comida ni mucha

Un gato que no come la cantidad suficiente de nutrientes, o que ingiere un alimento poco apropiado para su edad, actividad física y estado de salud, puede tener problemas para mantenerse sano. Por su parte, un felino que ingiere más calorías de las necesarias corre un riesgo serio de padecer sobrepeso y, con el tiempo, obesidad felina (alrededor del 58% de los gatos urbanos superan su peso saludable, según la Asociación para la Prevención de la Obesidad en los Animales de Compañía).

El primer paso para garantizar el bienestar felino es, por tanto, elegir la comida apropiada: hay comidas para cachorros, alimentos para gatos adultos e, incluso, productos pensados para felinos con problemas de sobrepeso o determinadas enfermedades. Pero, una vez se ha seleccionada la alimentación apropiada para nuestro compañero de cuatro patas, la pregunta que surge es: ¿cuántas veces al día hay que alimentar al gato?

La pregunta parece sencilla, pero la respuesta puede no serlo tanto. “Muchos dueños optan por dejar el alimento del gato siempre a disposición del felino; de modo que sea él quien se administre a lo largo del día”, afirma la veterinaria Patricia González consultada por Eroski Consumer. Un gato que mantiene su peso saludable puede tener a su alcance siempre el cuenco con sus croquetas. El alimento felino, sin embargo, debe mantenerse en buenas condiciones, por lo que habrá que rellenar el cuenco del peludo comensal cada día. Sin olvidar de acompañarlo con un recipiente de agua fresca y limpia para el gato.

“Dejar la comida siempre al alcance del gato puede no es tan buena idea en ocasiones, ya que será más complicado controlar la cantidad de alimento que ingiere y será fácil que se sobrealimente”, dice González. Además, si hay más de un felino en casa, es normal que uno siempre coma más que los demás; por lo que tendrá riesgo de sufrir sobrepeso.

Tener en cuenta la edad del gato

La edad del gato es importante antes de decidir cuántas raciones diarias de alimento se ofrece al felino. Los cachorros de gato tienen un requerimiento nutricional mayor por kilo de peso, si se compara con un animal adulto. La razón reside en las altas exigencias nutricionales que les implica el crecimiento.

Los cachorros necesitan alimentarse tres veces al día, al menos hasta que cumplen los seis meses. El pequeño gato necesita más calorías, grasas, proteínas, vitaminas y minerales para desarrollarse sano. Una deficiente alimentación (por falta de calidad o de cantidad) se hará notar pronto en el cachorro. Un felino a partir de los seis meses tendrá suficiente con ingerir alimento dos veces durante la jornada, siempre que su ración diaria de comida se respete. Lo mismo ocurre con los felinos mayores o senior, a partir de los siete años de edad. Para ellos, también es bastante ingerir dos raciones de alimento.

Diez claves para alimentar al gato:

  • Un cachorro de gato precisa alimentarse, al menos, tres veces al día (cada ocho horas). Su comida, además, debe ser específica para felinos menores de un año.
  • Un gato adulto o senior (a partir de siete años) tiene suficiente con comer dos veces al día, con una separación de entre ocho y doce horas. Hay que vigilar que la ración de alimento diaria recomendada se reparta del modo adecuado.
  • La opción de dejar la comida del gato siempre a disposición del felino puede ser válida; pero hay que vigilar que el animal mantiene su peso saludable y llenar el cuenco con croquetas cada día.
  • La enfermedad del gato, como la diabetes felina, puede implicar que el animal precise alimentarse con mayor frecuencia. El veterinario será el mejor consejero en este caso.
  • Un gato convaleciente tras una operación o enfermedad también puede precisar alimentarse con mayor frecuencia; y es posible que necesite una comida específica.
  • La hora más apropiada para alimentar al gato puede adaptarse a nuestra propia agenda familiar: la mañana es un buen momento y, también por la noche, cuando el hogar está más tranquilo.
  • El alimento del gato debe ser ofrecido en un lugar tranquilo, libre del paso del resto de los habitantes del hogar.
  • Los horarios de comida del felino deben ser respetados: de este modo, será más fácil frenar su ansiedad y le ayudará a sentirse más relajado.
  • En casas con más de un gato es importante establecer un horario de comidas y respetarlo. También habrá que controlar que cada felino acuda a su cuenco, para evitar que uno de los amigos de cuatro patas coma más de lo que necesita.
  • El veterinario será una ayuda para elegir la comida que mejor se adapte al felino (según su edad, salud, requerimientos especiales), así como para controlar la cantidad y raciones diarias de alimento que precisa.

Cuánto líquido necesita ingerir

La cantidad habitual de agua que un gato bebe cuando está bien hidratado es de entre 50 y 100 mililitros por kilo de peso al día. Cuando el felino supera ese límite, puede deberse a causas como un mal funcionamiento renal. No obstante estas cifras de ingestión de agua son relativas, ya que varían en función de circunstancias, como que el gato tome agua a través del pienso húmedo o que las altas temperaturas provoquen que tenga más sed y beba más.

  • Ofrecer al gato agua limpia y fresca. El felino es sibarita a la hora de beber agua y evitará ingerir líquido de un recipiente poco aseado y con agua caliente o sucia. El gato tomará agua sin problema, por el contrario, si la cambiamos a diario y mantenemos el cuenco limpio.
  • El material del recipiente que contiene el agua para el gato también es importante para que el felino beba lo suficiente como para estar bien hidratado. El plástico aporta al agua que contiene un sabor que desagrada al felino. Sin embargo, el plato de acero inoxidable o aluminio mantiene el agua más fresca y libre de sabores extraños que repelan al animal a la hora de ingerir líquido.
  • El agua corriente le gusta al gato. Al felino le atrae beber agua de los grifos y el mercado ha buscado una solución para satisfacer la forma de beber agua de los gatos.








Ver el artículo original